sábado, 27 de diciembre de 2014

LA LEY DEL EFECTO, LAS PSICOTERAPIAS Y EL CONTEXTUALISMO. UNA BREVES NOTAS


LA LEY DEL EFECTO, LAS PSICOTERAPIAS Y EL CONTEXTUALISMO. UNA BREVES NOTAS
(Ruiz, 27-12-2014)


   La mayoría de las psicoterapias se basan en teorías sobre el funcionamiento humano. Muchas de esas teorías se basan a su vez en investigaciones clínicas y experimentales que aportan datos para abalarlas. Por ejemplo. las psicoterapias., independientemente de sus modelos, son más efectivas que la ayuda informal, en muchos casos; e igualmente de efectiva que los psicofármacos;  y en otros, superiores a estos en muchos problemas emocionales.

   Sin embargo, cada modelo de psicoterapia se basa en un conjunto de premisas y teorías que se nutre tanto de la experiencia de su aplicación clínica  (por ejemplo el análisis de resultados basados en la evidencia y otros enfoques) como de la investigación (por ejemplo los estudios sobre las emociones, las basadas en neuroimágenes  o el apego). Todo ese conjunto de investigaciones formales e informales aportan datos y hacen avanzar a todos los modelos de psicoterapia en su efectividad y aplicabilidad.

   Por otro lado, al comparar las distintas psicoterapias entre sí, tenemos que producen un efecto general similar, salvo en problemas muy específicos, donde unas se muestras más efectivas que otras, casi siempre, aunque no siempre, a favor de las terapias cognitivas-conductuales. Esto ha llevado a su vez a elaborar nuevos modelos teóricos integradores, de factores comunes, etc; haciendo que el campo y oferta de las psicoterapias sea muy extenso.

   También numerosos psicólogos procedentes de distintos paradigmas (p.e psicoanalistas, cognitivos-conductuales, etc) coinciden en que le manejo de la relación terapéutica es capital para el cambio en psicoterapia. Claro que esa relación es conceptualizada según el paradigma de referencia de cada cual, aunque con más coincidencias a nivel experiencial  que teórico.

  Las terapias contextuales sin embargo tienen un factor diferencial respecto al resto de las psicoterapias, un factor clave. Se basan en una ley, como expone muy bien mi colega José Olid en una obra en preparación.  Una ley no es ua teoría, aunque existan semejanzas entre ambas.


   La teoría básicamente se apoya en investigaciones y observaciones (tanto de las consultas como de los laboratorios, estudios de campo social, etc) pero suelen generar hipótesis y constructos en continuo proceso de falsificación y mejora; mientras que las leyes son invariables de la situación y absolutas (al menos en el mundo conocido hasta ese momento). Aunque el tema es sin duda bastante más complejo que este resumen. De ello se encarga en parte la teoría y filosofía de la ciencia..

  ¿Y cuál es la ley en que se basa las terapias contextuales?. Básicamente es la ley empírica del efecto de Skinner. De ella a su vez se deriva la “teoría” (aunque basada en investigación en curso) de los marcos relacionales (La R.F.T de Hayes y cols.). Esto es importante remarcarlo pues habitualmente se suelen presentar (erróneamente) a muchas terapias contextuales como basadas en otros presupuestos que más bien son afines en ciertos puntos, como por ejemplo el mindfulness, pero que no son su fundamento.

El acercamiento skinneriano al problema del refuerzo no es teórico en el sentido tradicional sino empírico-descriptivo. A nivel descriptivo, algunos eventos que siguen a las respuestas tienen el efecto de incrementar la probabilidad de que estas respuestas se repitan. Estos eventos son definidos e identificados como refuerzos o reforzadores, en función de sus efectos observables y no en función del efecto que puedan tener sobre los mecanismos y procesos "internos" del organismo, sean éstos neuronales o no. 

Estos eventos, denominados refuerzos o reforzadores, pueden ser de dos tipos:
  • - Refuerzo positivo: "Aquel cuya presencia fortalece o incrementa la probabilidad de que una acción aparezca en el futuro".
  • - Refuerzo negativo: "Aquel cuya desaparición fortalece o incrementa la probabilidad de que una acción aparezca en el futuro (justo la que ha llevado consigo o se relacione con la desaparición de la estimulación aversiva)". 
  La teoría de los marcos relacionales RFT básicamente y de modo muy simplificado  presenta al lenguaje (la conducta verbal)  como un tipo de conducta operante sujeta a la ley del refuerzo y a sus funciones de equivalencia; y mantiene que los estímulos verbales (en forma de antecedentes y consecuentes) pueden dar lugar y “explicar” los eventos (conductas) mentales a través de procesos de aprendizaje “anclados en determinados contextos socioculturales”.

   Precisamente esas relaciones de equivalencia aprendidas en base a experiencias de refuerzo en contextos sociales, institucionales, culturales, etc…dan lugar posteriormente a conductas de creencias y procederes (reglas) sobre lo que hay que hacer para mejorar los estados emocionales (por ejemplo cambiar, controlar o suprimir las experiencias emocionales y cognitivas internas), conllevando muchas veces más “enredamiento” y “entrampamiento” en las mismas. 

   Las terapias contextuales buscan proporcionar un contexto relacional alternativo (con el terapeuta, con el mundo subjetivo y con la vida diaria) para que las personas “contacten” con su experiencia directa de la vida, flexibilizando sus procederes, siendo más libres de las reglas rígidas y repetitivas y encaminando sus vidas hacia horizontes valorados, aunque muchas veces en ese camino aparezcan dificultades y sufrimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario